Prepara tu piscina para el verano

Prepara tu piscina para el verano

Admin No Comment
Consejos piscinas

El verano cada vez está más cerca y va llegando el momento de preparar la piscina para poder disfrutarla sin contratiempos desde el primer día.

 

(Foto RaMa Piscinas)

 

El mantenimiento de la piscina durante todo el año es muy importante

Todo propietario sabe que una piscina requiere de mantenimiento durante todo el año, incluso en los meses de invierno, en los que no se utiliza.

Una da las principales formas de cuidar de nuestra piscina y que ésta se mantenga sin daños estructurales durante los meses de inactividad, es mantenerla llena de agua.

Si la piscina se vacía, se corre el riesgo de que por movimientos en la tierra, el vaso pueda sufrir fisuras que la agrieten.

Lo mejor, como hemos dicho, es que la piscina sea hibernada, esto es, tratar el agua con químicos para evitar el desequilibrio en los niveles de alcalinidad y acidez del agua, así como su  desinfección. También es conveniente tenerla bien protegida con una cubierta para evitar que el agua se ensucie con hojas, insectos y objetos.

Una cubierta en la piscina, además de proteger el agua, protege a las personas y mascotas de caídas, ya sea estando vacía o llena de agua.

 

Una piscina cubierta mantendrá el agua en mejores condiciones

Si se ha protegido el agua con una cubierta, el proceso de preparación para el verano será más sencillo, pues es más complicado limpiar una piscina cuya agua está llena de hojas y suciedad.

La primera ventaja de mantener el agua en condiciones, es el ahorro en el llenado, que supone además de evitar el desperdicio de agua.

 

 

Cómo preparar la piscina para el verano

El primer paso es limpiar las paredes frotando con un cepillo y después limpiar el fondo con un limpiafondos.

Para los residuos que hayan quedado flotando en el agua después de limpiar paredes y fondo, es conveniente usar una red para recogerlos.

Si el agua no ha sido protegida convenientemente, lo primero de todo será recoger los objetos como ramas, hojas, insectos, etc., que puedan estar flotando en el agua y así evitar que vayan al fondo y sea más difícil recogerlos.

Esto hay que hacerlo antes de poner en funcionamiento el limpiafondos, pues cualquier objeto podría dañarlo o disminuir su eficacia.

Hay que mantener limpios los cestos del filtro de la piscina para evitar que se acumulen desechos. Simplemente hay que vaciarlos y enjuagarlos con agua de un grifo externo.

Una vez limpia de suciedad el agua, se procederá a controlar que haya un equilibrio químico adecuado.

 

 

Ajustar niveles del agua de la piscina

Hay que ajustar los niveles del ph del agua (alcalinidad y acidez del agua). Esto es recomendable hacerlo cada semana. Lo más práctico es utilizar unas tiras específicas para medir el ph del agua y comprobar así que se encuentren dentro de los niveles óptimos.

Si el ph es muy ácido o muy alcalino, el agua puede contener bacterias dañinas para la salud y pueden ser corrosivos para metales y elementos de la piscina, como el caso de los filtros. También puede evitar que el cloro surta efecto y las bacterias campen a sus anchas.

El nivel de cloro es también muy importante, en menor cantidad de la recomendada puede no destruir las bacterias y en dosis altas será peligroso y agresivo para las personas.

Recuerda que los niveles de los químicos deben ser revisados dependiendo de la frecuencia con que se utilice la piscina.

 

Otras medidas para tener la piscina siempre limpia son:

Activar la depuradora diariamente

Usar una red para recoger hojas e insectos todos los días.

 

Acude y consulta a un especialista en mantenimiento de piscinas para saber la forma más adecuada de alargar la vida de tu piscina y cómo mantenerla siempre a punto.