Seguridad en la piscina

Seguridad en la piscina

Admin No Comment
Consejos piscinas

 

En verano el sitio preferido tanto para mayores como para los niños es la piscina. Es por ello que debemos seguir siempre unas medidas básicas de seguridad para que todos podamos disfrutarla sin percances.

 

 

Naturalmente los niños son los que están más expuestos a sufrir accidentes en la piscina, por lo que debemos poner especial atención con ellos.

 

Los niños siempre supervisados por un adulto

Es recomendable que los pequeños aprendan a nadar desde muy temprana edad, pues les costará menos aprender y sabrán defenderse mejor en el agua. No obstante debemos de tener en cuenta  que los menores deben estar siempre acompañados de un adulto, esto independientemente de que sepan nadar o no.

 

El acceso a la piscina fuera del alcance de los más pequeños

Evidentemente si un niño es muy pequeño y/o no sabe nadar, nunca debe tener acceso a la piscina por sí solo. Es conveniente tener las puertas de acceso al jardín bien cerradas sin que el menor pueda abrirlas o en todo caso y más recomendable, poner una valla con candado o cerramiento seguro, que impida que el niño pueda acceder y caer al agua.

Bastan 3 minutos para que un niño pequeño pueda ahogarse, aun en una piscina pequeña o en una profundidad de 20 centímetros.

 

Además de esto hay que tener en cuenta otras precauciones tales como:

No correr cerca de la orilla de la piscina, pues se corre el riesgo de resbalar y golpearse con los bordillos de la piscina.

Evitar los juegos bruscos dentro y fuera de la piscina, así como lanzarse de cabeza en una piscina sin estar seguros de la profundidad que tiene, pues un golpe en la cabeza puede ser fatal.

Nunca meterse a la piscina después de comer y procurar entrar despacio al agua, pues  un cambio brusco en la temperatura del cuerpo puede provocar un corte de digestión.

No deben de dejarse juguetes flotando en la piscina, ya que pueden atraer la atención de los niños y hacer que se acerquen a la piscina a cogerlos y caer dentro.

 

Cubiertas

Cuando una piscina esté en periodo de inactividad, es conveniente tenerla cubierta, ya sea con una persiana o cubierta de calidad, que nos asegure que está bien colocada y aguante el peso de una persona sobre ella. De no hacerlo así, podemos suponer que durante los meses de inactividad los niños no saldrán al jardín y estar menos atentos a ello, pero en un descuido puede sucederse un accidente.

 

Productos químicos lejos del alcance de los niños

Tener almacenados en un lugar seguro todos los productos químicos utilizados en la limpieza y depuración de la piscina, pues son altamente tóxicos y muy peligrosos si están al alcance de los niños.

 

Además de todo esto, debemos sensibilizar a los niños sobre los riesgos que pueden correr si no siguen las medidas de seguridad.